¡Bienvenido al blog de ZonaJobs! Los invitamos a participar de un espacio donde compartir y desarrollar aquellos puntos que nos relacionan con el mundo del trabajo.

5 errores que dañan la entrevista de trabajo

129 Comentarios

Si el currículo y tu red de contactos te abrieron la posibilidad de una entrevista laboral, estás ante la posibilidad de ganar un empleo. Lo siguiente es prepararse para sorprender al reclutador en la  entrevista y, en este encuentro, todo se evalúa: la forma en que hablas, cómo ‘vendes’ tu experiencia o los logros obtenidos en tus estudios, la capacidad para responder sus dudas o plantear una pregunta y la comunicación no verbal.

 

Estar frente al empleador no es tarea sencilla. Quizá más de una ocasión has vivido esa sensación de ‘caída en picada’ o desconcierto, que se genera cuando este encuentro no resulta como lo esperabas. Tal vez es la expresión del reclutador, el silencio tras una respuesta, o lo escueto de la charla, hay una señal que delata el poco o nulo éxito de la entrevista.

Son muchos los detalles que deben considerarse en la reunión con el reclutador, hay un aspecto que los unifica: prepararse y mostrar respeto. “La entrevista comienza mucho antes del momento que estamos frente al seleccionador, señala Jorge Curcio, autor de El Trabajo de tu Vida.

Resultaría, por ejemplo, difícil entender que un candidato responda una llamada o mensaje a mitad de la plática, o se vista como lo hace el fin de semana. Esos errores, sin embargo, son comunes. Siete de cada 10 personas se viste inapropiadamente, y seis de cada 10 se enfoca en hablar mal de su trabajo anterior, o mastica chicle mientras responde al empleador, indica una encuesta de la firma Harris Interactive, entre 3,000 especialistas en recursos humanos.

Los nervios y el escaso o nulo conocimiento que tengas de ti, como profesional, y del cliente (empresa a la que asistes), pueden acabar con la oportunidad de emplearte. Faltas en apariencia tan “sencillas”, como desviar la mirada, interrumpir, contradecir, o desconocer tus habilidades y el giro de la firma, descartan a un candidato, explica la psicóloga industrial, y reclutadora, Patricia Martínez.

Un ejercicio rápido: si te preguntaran ¿cuál de los siguientes situaciones molestan más al reclutador?, ¿qué número escogerías?

1. Mala apariencia física.

2. Concentrarse en cómo es la remuneración.

3. Evitar el contacto visual con el reclutador.

4. No hacer preguntas cuando lo indica el entrevistador.

5. Ser impuntual.

La respuesta es la número cuatro, según una encuesta aplicada a 150 reclutadores en Estados Unidos, por el autor del libro 301 Best Questions To Ask on Your Interview (301 mejores preguntas que hacer en tu entrevista). El autor John Kador cita que los candidatos que no preguntan causan desconfianza.

Olvídate de abrir la boca sólo para decir: “todo queda claro”. Hay que preparar preguntas relacionadas con la vacante y la empresa, y trabajar otros aspectos que sumen puntos a tu presentación. Primero, mira estos errores que arruinan la entrevista:

1. Perdón por llegar tarde. Si te interesa tener un empleo ¿por qué ser impuntual? Patria Martínez relata el caso de una candidata que mientras se presentaba dedicó varios minutos a decir que al llevar a su hijo una maestra la entretuvo y no pudo terminar rápido la situación. “Sí, surgen esos inconvenientes, pero ya que fuiste impuntual porque enfatizar en ello”, agrega la psicóloga industrial.

La gente piensa que tener un buen currículo es suficiente, pero llegar tarde a la primera cita y justificarse conduce a pensar ¿qué puedo esperar al contratar a esta persona?, explica Michael Garee, autor del libro Headhunter, Hiring Secrets.

Importante. Ser impuntual es sinónimo de falta de respeto por la reunión, aun cuando debas esperar al reclutador, recuerda que quien quiere el empleo eres tú. Organiza tus tiempos y, si no ubicas con exactitud la dirección, un día antes visita el sitio para no perder tiempo en buscar y estacionarse.

 

2. Mi ex jefe (a) ponía el peor ejemplo.

Es cierto que las diferencias con el superior, es una de las primeras causales de renuncia o despido, pero evidenciar ese problema o utilizarlo como argumento para defender la salida de un trabajo no es óptimo.

Importante. Los reclutadores no son “terapeutas emocionales”, a quienes les interesa tu frustración emocional con el ex jefe. Quieren saber por qué eres una opción a contratar, qué valor le darías al puesto y los logros que has conseguido. Debes ser un candidato, que sabe manejar las diferencias con sus superiores, refiere Michael Garee.

3. ¿No me recibe el director?

Las personas que se sientan frente al reclutador con un mal gesto o en actitud arrogante de saber todo y merecer trato personalizado a su llegada, también disgustan al reclutador.

Importante. Mayra Ortega, headhunter y directora general de la bolsa de trabajo, en México, Lucas5, recuerda un ejemplo que describe el tipo de “imprudencias” a evitar en este punto. Se trataba de un candidato con experiencia, al cual se le llamó para cubrir un puesto en la industria financiera. De los primeros comentarios que hizo esta persona, destaca: ¿no seré entrevistado por el director?, y ¿cuánto más es el sueldo?, “tengo un buen puesto y no lo cambio por cualquier cosa”.

Para lograr una contratación, generalmente se conversa con varios integrantes de la empresa. Quien sea el entrevistador, trátalo como si fuera el director general, aconseja Ortega.

4. Mi “error” es ser perfeccionista.

Al estar frente al reclutador, una pregunta que no suele faltar es hablar sobre tus defectos. Seguro has pasado por ello, así que evita caer en la improvisación de responder: “soy perfeccionista y obsesivo (a)”

Importante. Muestra humildad ante los defectos y menciona cómo trabajas para corregirlos.

Al responder con el argumento “soy perfeccionista”, demuestras escaso conocimiento sobre ti, como profesional. Quizá eres perfeccionista, pero evitar caer en una respuesta que un gran número de candidatos suelen dar. Sé diferente, elabora la respuesta en forma distinta, centrándote en aquello que puede representar una ventaja para la empresa. Por ejemplo: “soy una persona que me gusta apresurar los tiempos”, en ocasiones se debe ser más paciente y coordinarse mejor con el equipo. Lo que presentes como debilidad para el grupo puede ser una fortaleza, apunta Jorge Curcio.

5. Tu estrategia a largo plazo. La empresa que abre una oferta busca a quien ocupe el puesto por un largo plazo, no por meses.

Importante. Ortega relata un ejemplo de aquello que debes evitar en la entrevista: “recuerdo a una persona que pasó los exámenes y entrevistas para cubrir la vacante. Al cuestionarle cómo se veía en cinco años, dijo ‘con mi propia empresa’. Por supuesto, su oportunidad de ser contratado terminó ahí.

 

Preguntas de ‘oro’

Andrew Sobel, autor de la obra Power Questions: Build Relationships, Win New Business, Influence Others comenta que a los candidatos les ayuda formular preguntas que destaquen habilidades, responsabilidad, confianza y proactividad. Por ejemplo:

1. ¿Cuáles son los retos inmediatos del puesto? Prioridades para los primeros tres meses de trabajo.

2. ¿Qué proyectos tienen mayor potencial de crecimiento en este grupo / áreas de oportunidad?

3. Este trabajo representará un paso importante en mi carrera. ¿Cuál es el aspecto más gratificante de trabajar con ustedes?

4. ¿Cómo son los planes de carrera en la empresa?, ¿qué opciones se manejan para este puesto?

5. ¿De qué forma se evalúa el desempeño de los colaboradores?

No es indispensable esperar al último para plantear estas preguntas, si detectas una oportunidad a lo largo de la entrevista, aprovecha, sin arrebatar la palabra. En esta reunión cara a cara es indispensable concentrarse en escuchar y a partir de lo expuesto por el empleador hacer comentarios, indica Sobel.

Existen otras situaciones que empañan tu desempeño en la entrevista. ¿Te gustaría que se abordaran más ejemplos? Platícanos si consideras que alguna actitud ha dañado tu entrevista laboral.

Por Ivonne Vargas
Articulista de temas sobre educación, desarrollo laboral y gestión.  Ganadora del Premio por Investigación Periodística en Recursos Humanos (México, 2012).
Especialista de RRHH de ZonaJobs.

Lujan dice:

Muy buenos consejos, gracias por tu aporte.

Sebastián dice:

Muy buen material, yo tengo un gran problema que es a veces sacar la vista del otro, muchas veces porque me cuesta enfocar dado que tengo problemas de vista, y puede que se tome a mal o no se, con respecto a esto, me gustaría saber que otros lenguajes corporarles hay que tener en cuenta para una entrevista?

Cesar Iribe dice:

Excelente información.
Soy un chico joven y solo he logrado acudir a pocas entrevistas por lo cual eso habla de mi inexperiencia y con estos consejos me ayudara a conocer mas sobre esto que se dificulta bastante

La verdad es que nos postulantes pueden fallar, pero yo me encontre a muchos entrevistadores que fallan, y a veces por mucho…. es el caso de que me postule para un puesto de ayudante de administrador de red, siendo estudiante de CCNA 3 y terminaron tomando a una persona sin estudios de redes para que haga ek trabajo de redes…. estaria bueno que hablasen tambien de las fallas que hacen los entrevistadores tambien.

Excelente artículo! Estoy buscando empleo, y a pesar de la experiencia laboral y todo el camino transcurrido hasta aquí, siempre y actualizándose al nuevo siglo, son más que oportunos los consejos, la reflexión. Atentamente,

Emma dice:

Sinceramente,después de los treinta, con dos hijos a mi cargo,con mi mamá bastante mayor,no volví a conseguir trabajo,he hecho de todo en mi vida,me gustaría tener un trabajo pero me han vencido,realmente es un desafío y cuento con muy pocas herramientas.Mis últimos trabajos fueron de portera en escuelas,ahí te toman por puntaje,en enero de 2011 fue mi última suplencia,este año no me volvieron a llamar.También en el 2011 trabajé en un call center,me encanta,solo estuve 2 meses.Por supuesto que no voy a ir a decirle al reclutador que los empleados eran un desastre,hay mucha competencia por quedarse en esos trabajos y realmente hacen cosas que uno ni se imagina,sinceramente te perjudican para que te vayas,porqué uno tiene que soportar maltrato solo por ser mas grande.

Ezequiel dice:

Cierta vez, en una entrevista que tuve, me llevé una lista de las preguntas cubriendo todos los aspectos que me interesaban, con preguntas como “¿Qué le pasó a la persona que dejó vacante el puesto?”, “¿Qué habilidad o actitud piensas que es la clave para tener éxito en esta posición?”. Las respuestas me ayudaron a ver que… no era el candidato apropiado! jajaja
A veces toda la importancia está puesta en “encajar” en un puesto y demostrar que uno es “idóneo” para la empresa. Y yo creo que uno se olvida que también tiene derecho a preguntar “¿es esta empresa la ideal PARA MÍ?”. Quizás no lo sea, quizás ese empleo re bien pagado te dejará infeliz en pocos meses y hacer un cambio profesional basado en esa perspectiva no es muy conveniente.
Saludos!

Luis Adrián Castellanos Tello dice:

Muy interezante me gustaría tomará algún curso oh seminario

Amira Sanchez C dice:

Buen dia, en mi busqueda de trabajo por segun yo honestidad he mencionado que tengo Diabetes Mellitus 1, y ahi se han parado las entrevistas, en algun momento el pensar en no ocultar mi enfermedad era etico pero desgraciadamente las empresas no lo ven asi. Saludos